Elección de un sistema de gestión. (Parte I)

Escrito por
| 1 de Noviembre, 2020 en Gestión | 2 comments


Cuando has trabajado en muchas clínicas percibes la importancia de un sistema de gestión pero con una óptica añadida. 
¿A que me voy a tener que enfrentar?
¿Con que castaña me tocará lidiar?
“No pasa nada…como mucho, papel y boli…y luego completo en el programa.”
Esto dicho en modo coloquial, para una clínica o un hospital es terrible, es la garantía de unas historias clínicas a medias…o incompletas.
Pero para los veterinarios que los sufren, que sufren estos sistemas de gestión significa no poder ejercer su profesión debidamente.
La recogida de datos clínicos no solo depende de la pericia del clínico, también depende de la complejidad que se interponga para una correcta carga de los datos. 
Esto muchas veces se desprecia, se toma como un mal menor y no se ve la perdida en horas hombre a lo largo del año. Y por sobre todas las cosas está el desgaste emocional que produce en el clínico, la desmotivación por no poder cambiar este problema básico y reiterado.  
Horas que se pierden trabajando con ERPs adaptados de otras actividades porque aquí si que un click hace diferencia si se suma a todos los otros click y al tiempo que se pierde en encontrar un producto o un precio en un sistema complejo.
Amén de la complejidad impuesta por el que carga los datos como buenamente le sugiere su imaginación.
Esto ocurre porque muchas clínicas u hospitales dejan la elección de su programa a la falsa creencia de que hacerlo con un proveedor de medicamentos le ahorrará tiempo.
Falso.
No solo no ahorrara tiempo sino que luego deberá trabajar con otros proveedores que ese sistema no le cargará automáticamente…ergo: tiempo perdido.
Y tiempo perdido al cargar los datos en estos enrevesados sistemas de gestión.
Tiempo perdido cuando falle Internet…porque estos sistemas son en la nube.
Tiempo perdido cuando deban hacer una modificación porque algo no hace bien el sistema o simplemente quien lo creo no conoce nuestra actividad.
Indudablemente la experiencia es fundamental.
La experiencia de quien hace la elección del sistema y la experiencia de quien opera ese sistema de gestión.
Un sistema de gestión debe hacernos la vida fácil porque difícil ya nos lo ponen nuestros pacientes, de hecho el clínico no debería perder tiempo en estos menesteres.
Probablemente el futuro de estos sistemas esté en la grabación de sonido y la transcripción.
Dictáfono para grabar durante la consulta que va a una plantilla preparada y que carga exactamente los datos en las partes del programa que corresponde.
Esto no es ciencia ficción y aligera el trabajo del clínico de una forma increíble.
Por eso es fundamental conocer los aspectos técnicos de un software de gestión y no dejarse atrapar por modas.
Este primer artículo sobre el tema es para cubrir una necesidad y generar un intercambio en torno de este problema.
Mi concepto de One Health pasa por una sanidad animal unificada, dependiente de un sistema de Sanidad Animal centralizado el cual provea un sistema de gestión unificado que nos permita el intercambio de información clínica sin menoscabo de la independencia de cada clínica.
Hacer posible que si un paciente se traslada de una comunidad a otra o se atiende en diferentes clínicas lo pueda hacer con plena confianza y confidencialidad para él como para los clínicos que lo atienden.
¿Esto es posible?
Si, claro que es posible.
Nosotros debemos mostrar como queremos trabajar, debemos ser humildes y no solo pensar en nuestra comodidad y forzar a que en el futuro haya un concurso público de donde salga este software que reuna las condiciones ideales para trabajar. 
Esto redundará en nuestro beneficio como profesionales, en beneficio de nuestros pacientes y será un granito de arena a favor del One Health.